Urge una despenalización de las drogas en México

by • 19 octubre, 2019 • NoticiasComments (0)295

Se desata el infierno en Culiacán en un intento fallido por capturar al «Ratón».

Después de lo ocurrido en Sinaloa, no quedan dudas de que se necesita con urgencia una despenalización de las drogas en México.

El 18 de octubre hubo una serie de balaceras entre las fuerzas armadas y distintos grupos de delincuencia organizada. Esto debido a la detención de Ovidio Guzmán López, hijo del narcotraficante Joaquín el Chapo Guzmán. 

El enfrentamiento no solamente generó caos entre el ejército y el crimen organizado. A su vez los habitantes de Culiacán se vieron atrapados entre fuego y armas. Según fuentes cercanas, Ovidio Guzmán López fue liberado para mantener la paz en Culiacán. 

Muchos critican que esto solamente refleja la ineptitud de los altos mandos.  Sin embargo, otros usuarios manifiestan su apoyo hacia la decisión del gobierno.

México en camino a la despenalización.

Hace solo dos días Forbes México hablaba sobre la posible despenalización de la mariguana y el supuesto dictamen que estaría listo entre esta semana y la próxima. También se mencionó si dicha iniciativa debería ser puesta bajo consulta de la población o si sólo debería de legislarse.  Se necesita urgentemente una ley. Y la urgencia es tal que el gobierno no debería de esperar a que los ciudadanos lo tomen en consideración. 

Nosotros hemos perdido el privilegio de opinar ante esto. Hay 25 asesinatos por cada 100,000 habitantes en nuestro país. Muertes que han sido el resultado de la patética lucha contra el narcotráfico.

Es patético que se busque frenar el consumo  y venta de drogas cuando nuestro país ocupa el tercer lugar como productor de amapola –planta opioide que es utilizada para producir heroína y morfina. Y así mismo, es el segundo productor de mariguana en el mundo según las últimas cifras registradas. 

La violencia de las drogas no radica en el consumo.

Sea legal o no, las personas no dejarán de consumir. Las drogas han estado en suelo mexicano desde su formación como nación– como es el caso de la mariguana. La discusión nuevamente se plantea entre si el gobierno seguirá permitiendo que se derrame sangre a causa de la guerra contra el narcotráfico o si finalmente se aprobará una ley que permita regular el consumo de éstas y la posible comercialización bajo un marco legal. 

La violencia de las drogas no radica en el consumo, sino en la forma de obtenerlas. El que la sustancia sea ilegal solo fortalece a los cárteles. Su negocio se basa en la expansión y así mismo en la protección de su mercado. El cliente, al no tener un gran abanico de opciones, se ve obligado a consumir un producto que está manchado de sangre. Así mismo, quienes son víctimas dentro de este sistema de producción son los campesinos. El narco se aprovecha de la falta de oportunidades y les ofrecen una mayor cantidad de dinero al sembrar amapola. 

Sembradío de amapola en Guerrero Foto: Cuartoscuro.

De acuerdo con una entrevista del periódico Chicago Tribune, el precio del kilo de goma de opio está entre $6,000 pesos y $8,000 pesos. Si lo comparamos con el ingreso que obtiene un campesino al producir un kilo de aguacate–que es el alrededor de $7 pesos por kilo– entendemos porqué se han visto obligados a buscar otras formas de ingreso. 

El plantar amapola muchas veces no está bajo consideración. Las mismas redes de narcotráfico son las que amenazan a los pobladores con arrebatarles sus tierras o peor aún, con matar a un miembro de su familia si se niegan a cosecharla. 

El primer paso hacia un posible periodo de paz en México.

Al despenalizar las drogas no solamente bajaría la tasa de homicidios dolosos, sino que también habría mejores programas de prevención. Se dejaría de ver a los consumidores como delincuentes y empezaríamos a verlos como lo que son, personas, que tienen una enfermedad crónica que puede ser tratada.

La legalización también beneficiaría a los campesinos. Quienes trabajarían bajo la protección del estado.

La violencia no radica en la sustancia sino en todo lo que se debe hacer para producirla y distribuirla. Los cárteles se pelean entre ellos para dominar el territorio y eso solamente se puede hacer a través de las armas. Tal vez es momento de que el gobierno deje de luchar con fuego y empiece a usar la pluma. La ley podría combatir de manera más eficaz esta guerra que se viene peleando desde hace años.

También hay que dejar en claro que la despenalización de las drogas sólo es el primer paso contra el narcotráfico. Pues éste no solamente incluye el comercio con sustancias ilícitas.

El narcotráfico ha podido operar en este país gracias a la corrupción. La delincuencia organizada se encuentra en las raíces de la sociedad, dentro del mismo gobierno y dentro de los mismos mexicanos. El narcotráfico no solamente opera con drogas, sino que opera con trata de blancas, lavado de dinero, gasolineras, bienes raíces y hospitales.

Pareciera que no hay una posible solución ante todos los problemas que aquejan a nuestro país, pero, por algo se empieza. Los mexicanos no perdemos nada ante una posible legalización. Por lo contrario, podríamos encontrar finalmente una tregua ante este extenso periodo de violencia.

Noticias relacionadas