Octubre, más que el mes del terror

by • 13 octubre, 2019 • Cultura, NovaComments (0)98

Octubre es el mes de la historia negra

Octubre es un mes que universalmente resalta por ser terrorífico, pero no lo es del todo. Este mes también es conocido como el de la historia negra, pero casi nadie habla de ello. Hablar de esto puede resultar sensible y políticamente incorrecto de muchas formas. Incluso ustedes pueden estarse preguntando quién nos ha dado el derecho de hablar de ello, y se vale, pues ninguno de nosotros es afrodescendiente directo. Lo estamos haciendo porque es relevante. Porque el tema de la negritud es tratado con tanta delicadeza, que es eso mismo lo que lo vuelve racista, y creemos que en lugar de hablar de ello como si fuera un tabú, debe de celebrarse. 

Queramos admitirlo o no, Estados Unidos es una de nuestras principales fuentes de cultura popular. Su racismo nos ha sido inyectado de la misma forma en la que han inyectado a su propia población. A través de las películas, series, y productos culturales que consumimos por decisión propia. Nos han hecho creer que el racismo es algo latente en su país pero no aquí, porque aquí no tenemos negros, tenemos mulatos. Sin embargo, eso es una mentira. Tenemos afromexicanos, y tenemos mulatos de tez casi tan oscura como los mismos afrodescendientes, pero los hemos invisibilizado y tratado como una minoría casi fantasma. 

Este mes debe de ser conmemorado, porque los movimientos de negritud son el ejemplo perfecto, para todas las minorías universales, de la manera en la que se deben de utilizar aquellos elementos «negativos» que los ponen en «desventaja» para convertirlos en elementos positivos que se puedan vivir con orgullo. Quitarle lo negativo elimina la posibilidad de usarlos como una arma. Le quita el poder al opresor.

¿Y nosotros?

Aunque los movimientos fueron exitosos, el racismo es algo que sigue vigente, y no sólo es en contra de las personas negras, también es en contra de los que practican otra religión, o que vienen de otros lugares, como los latinos y los orientales. Es antitético el que un país con tanta diversidad cultural siga propagando y condenando fisiológico-moralmente. Y es aún peor que los oprimidos continuemos replicando sus pensamientos. 

Muchos de nuestros productos culturales intentan replicar esta visón, y demuestran que seguimos negándonos a salir del discurso del mundo como un lugar binario, donde se es parte de ellos o de los otros. Preferimos forzarnos a caber en el ellos y creer que los otros no existen, por lo menos no en nuestra realidad. 

El problema es que queramos o no admitirlo, cabemos más en la definición de los otros. En México, aunque muchas veces parece que es al revés, los morenos, mulatos y afrodescendientes, somos la mayoría. Al ver la publicidad y los productos mediáticos que consumimos, podríamos confundirnos, pero no. Nosotros somos los otros. Incluso en nuestro propio país.

Este mes queremos darles un contenido oscuro en todos los sentidos, nacional e internacionalmente.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.