Toy Story 4, y la evolución de un juguete

by • 24 junio, 2019 • Cultura, En IdeasComments (0)553

Normalmente, lo que pasaría a continuación sería hacer una reseña para contarles de qué va la última película de Toy Story e intentar ilustrar lo buena que está en todos los aspectos de historia, de sonido, de gráficos, de detalle etc…

Pixar nunca nos ha defraudado, y desde que se anunció la cuarta entrega de esta saga y bastión de lo que ahora es Pixar, no cabía la menor duda que este iba a ser un trabajo excelso y de enorme calidad.

Así que mi tarea será contarles sobre el mejor desarrollo de personaje que he visto jamás en una película, y no hablo de Darth Vader, sino de Woody y de cómo se convirtió en el juguete que lo orilló a ser quien es en la nueva y, según entiendo, última película de Toy Story.

Los spoilers vienen hasta el cuarto y último punto, así que puedes seguir leyendo sin que te enteres de nada relevante de esta última historia.

El miedo del juguete sin dueño.

Para Pixar, antes de empezar con el desarrollo de una nueva película, piensan en una historia y su estructura, y cuando decidieron que su primera película (como compañía) iba a tratarse de la historia de unos juguetes, les facilitó tanto la vida que los catapultó a ser lo que hoy conocemos de Pixar.

La historia de Toy Story 1 nos centra en el antagonista de esta película, Woody, y ¿por qué antagonista? pues solo recuerden cómo surgió todo y quién fue el culpable de todas las peripecias por la que pasaron él y Buzz Lightyear.

Sid nunca fue el villano, simplemente era un niño malcriado que maltrataba a los juguetes y si hacemos memoria, en Toy Story 3 los niños de la guardería también trataban mal a los juguetes y no por eso eran malos, y en todas las películas de Toy Story siempre ha existido un juguete «malo», aquel que fue o tiene miedo de ser abandonado, y en este caso es Woody. Así inicia su desarrollo como personaje.

 

Cuando Buzz Lightyear llega a la vida de Andy, Woody se convierte en un juguete egoísta y ruin, donde sus celos por Buzz no son más que un miedo por ser desechado y no convertirse en un juguete sin dueño, sin Andy.

Justo es en esta parte que nos damos cuenta de lo individualista que resulta ser Woody, con un comportamiento que prevalece en las 4 entregas a pesar de que muestre preocupación por otros juguetes.

Es importante resaltar que a pesar de esto, cada decisión que toma de este punto en adelante es pensado siempre para si mismo.

La obsolescencia de los juguetes.

En Toy Story 2 empezamos con un accidente cuando Andy le desgarra el brazo derecho de Woody en una sesión de juego.

Este hecho inunda a Woody de ideas sobre su futuro, no con Andy, sino como juguete y la trama se centra justo en el momento en que Jessie, Oloroso Pete (el Capataz) y Tiro al Blanco, le tratan de vender la idea de toda la fama que lo respaldaba en el pasado, cuando eran reconocidos.

Si se unía a ellos, su miedo de convertirse en un juguete inservible desaparecería al mantenerse en buen estado para la vitrina de un museo en Japón para siempre.

Una vez más, Woody muestra egoísmo, porque sin importar que Buzz y compañía lo fueran a rescatar, él quería y necesitaba ese reconocimiento que perduraría toda su vida.

Al final, no aceptó por miedo a que Andy se sintiera triste por su ausencia y terminó por convencer a Jessie y a Tiro al Blanco a quedarse con él y con el crew de «Los Juguetes de Andy», otra vez respaldado por lo que solo quería Woody.

El objetivo real de un juguete.

En Toy Story 3 han pasado muchos años y Andy ya no juega con ellos, es un adolescente a punto de mudarse a la universidad con sus juguetes arrumbados en un baúl.

Para este momento, Woody a aprendido que no importa qué pero:

  • a) Su familia de juguetes siempre estará unida
  • b) No importa su obsolescencia si siempre puede estar con su único dueño, Andy.

Entonces en un intento de permanecer todos juntos para no ser tirados a la basura por equivocación, caen en manos de otros niños, entre ellos Bonnie, una niña pequeña quien le dá a Woody otra oportunidad de ser lo que es y para lo que fue hecho, un juguete.

Este sentimiento de satisfacción hace que Woody cambie su segundo punto,

No importa la obsolescencia si siempre puedes tener a un niño que juegue contigo; haciéndose entender como un juguete y aceptando que por mucho que quiera a Andy, su objetivo para el que fue creado, ya no lo encontrará con él, quedándose con Bonnie y su familia de juguetes.

Denotando de nueva cuenta su egoísmo, porque a pesar de que Andy ya lo había elegido a él como único juguete en la mudanza a la universidad, Woody prefirió lo que mejor le convenía.

Una película con un gran final, por cierto.

Conciencia y autorrealización del juguete.

Así que aprendido todo esto, llegamos a la última entrega, y para un servidor, la mejor de las cuatro.

Cada punto aprendido en cada aventura lleva al cómo es Woody en este momento y antes de soltar algún spoiler, explico de qué va esta cuarta película.

La conciencia del juguete se muestra con Forky, el nuevo juguete del crew, que fue creado de la basura por Bonnie.

Y a pesar de que Forky habla e interactúa con otros juguetes, todos lo siguen reconociendo como un pedazo de plástico con ojos, todos excepto Woody que entiende esa conciencia dándole su espacio como un nuevo juguete y el preferido por Bonnie.

Por todos los años que pasó con Andy, Woody comprende la importancia, privilegios y responsabilidades que tendrá Forky en la vida de Bonnie como su nuevo juguete, por lo que se convierte en el guardián de Forky el resto de la película hasta que regresen con Bonnie.

Recordando su prioridad que dice que su familia de juguetes siempre estará unida, Woody tiene un flashback que le recuerda a Betty Bo, la juguete pastora de ovejas de porcelana, que por asares del destino, la encuentra en una tienda de antigüedades llevándonos al clímax y desenlace de esta cinta.

Y sin indagar más en la trama, por si no la han visto, cuando Woody decide buscar a Betty Bo, lo hace basado en el mismo egoísmo que les he explicado todo este tiempo.


Inicio de los spoilers

Al reencontrarse con Betty Bo, ella le explica la vida como juguete sin dueño y de las ventajas y desventajas que esta vida tiene.

En estas cuatro películas vemos a un Woody arrogante, presuntuoso, egoísta, carismático y hasta temeroso; pero al final de todo eso, queridos amigos, es consciente de lo que quiere, por mucho que lo dudemos.

Fue aquella conciencia que orilló a Woody a oir su Voz Interior y que le decía qué hacer y para qué hacer las cosas, porque al rededor de todas las películas nos damos cuenta que él no sólo es un juguete, sino un ser con voluntad propia, siendo este guiño de la Voz Interior tan importante para la película que Buzz intenta escucharla pero no de la misma forma que Woody.

La autorrealizaición llega cuando se deja de regir por sus dos prioridades [explicadas previamente] y decide quedarse con la juguete que siempre quiso sin importar las consecuencias; entendiendo, por fin, que ser un juguete sin dueño no es tan malo si estás con alguien que te valora por lo que fuiste creado, sea humano o sea juguete.

Fin de los spoilers


El final, como toda película de Pixar, es conmovedora, y si Disney decide que ésta será la última entrega de la saga, lo celebro y lo acepto.

No podría necesitar otra película de Toy Story en mi vida, no al menos en otros diez años como pasó de la 3 a esta.

Soy de los muchos que puede decir que creció con Toy Story, y aunque todas las películas infantiles son atemporales, ésta en particular es una en la que disfrutaremos mucho los millenials tempranos.

Al hacer esta reseña noté que Woody es un personaje tan importante en mi vida por todo lo representante que ha sido con Toy Story, que necesito mi propio juguete Woody para tenerlo arrumbado en casa hasta que se lo pueda heredar a mis hijos, o hasta que él decida partir a emprender su propia aventura.

 

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.