Amor y redes sociales

El amor en los tiempos de las redes sociales

by • 19 junio, 2019 • En IdeasComments (0)588

Es un hecho que la era de la “digitalización” y de las redes sociales está cambiando la forma en la que hacemos muchas cosas. La forma en la que convivimos, estudiamos, trabajamos, exponemos, experimentamos, descubrimos y nos informamos, está cambiando por completo.

La llegada de las computadoras, pero más que nada de los smartphones, está modificando de manera voraz y veloz la forma en la que nos comunicamos, convivimos e incluso la forma en la que nos enamoramos.

Sin embargo, al decir que los smartphones están modificando por completo la forma en la que nos enamoramos no quiere decir que el concepto del amor o el sentimiento en sí esté cambiando, sino la forma en la que lo demostramos.

No solamente se trata de una problemática encontrada en las situaciones de pareja, esto también está modificando la forma en la que nos relacionamos con nuestra familia, amigos y seres cercanos.

¿Dónde quedó el romance?

Todos recordamos que cuando te gustaba alguien, tenías que reunir toda la valentía y voluntad interna para llamar a su casa. Con las manos empapadas de sudor por el miedo que sentías que te contestara la mamá o el papá, te armabas de valor para llamar, preguntar por esa persona y ahora si, después de toda esa odisea (que para muchos podría ser vista como una bella demostración de amor), pedirle que salieran a cenar o simplemente entablar una conversación por minutos o incluso horas.

Y ni hablar lo que tenían que hacer las generaciones anteriores. Antes, la comunicación se llevaba a cabo a través de correspondencia y cuando se quería tener un encuentro romántico con el enamorado, tenías que ser a fuerzas acompañado por una chaperón para asegurarse de que no hubiese ningún comportamiento “inapropiado”.

Antes, las relaciones a distancia se mantenían unidas únicamente por la intensidad de un amor, combinado con cartas románticas que llegaban con meses de retraso. Antes, tenías que esforzarte mucho más por demostrar tu amor.

La llegada de las computadoras y smartphones trajo consigo el fenómeno de las redes sociales. Muchos estarán de acuerdo que con el WhatsApp, el Facebook e incluso Instagram, la forma en la que “ligas”, te comunicas o “echas el romance”, es completamente diferente a todo lo que antes se acostumbraba.

Todos aquellos y aquellas que les tocó la transición de tener que hablar por teléfono a casa de tu crush, estarán de acuerdo que las redes sociales nos han simplificado la forma de hacer las cosas o de hacerle saber a una persona que te gusta.

Por ejemplo, cuando alguien te gusta, lo primero que haces es investigar su nombre para corriendo ubicarlo en Facebook y saber cada detalle. ¿Está en una relación?,¿dónde estudió? ¿tendremos amigos en común?, ¿tendrá fotos en traje de baño?

Ahora ya nada es un misterio. Ahora ya tenemos la habilidad de saber perfectamente todo sobre la persona que nos gusta o con la que vamos a salir. ¿Dónde quedó el conocerse poquito a poquito?, ¿dónde queda el misterio y la expectativa?

Otro fenómeno del que se tiene que hablar, es el de la obsesión que tienen las parejas de hacer publico (en todo momento) sus momentos mas íntimos. Antes, te enterabas de que una amiga o amigo de la infancia se casaba cuando te los topabas en las reuniones o coincidieron en algún evento social.

Ahora, no importa que tan cercano seas a esa pareja o a esa persona, parece ser que todos nos tenemos que enterar de cómo le dio el anillo, cómo estuvo la fiesta de pedida, la boda civil, la religiosa, la fiesta, la fila de la culebra y casi casi los detalles más íntimos de la luna de miel. Ahora, hasta podemos ver en vivo y en directo el nacimiento de sus hijos y apreciar las fotos del antes y después del embarazo.

Parece ser que gracias a las redes sociales todos estamos cordialmente invitados a todos los detalles románticos de todas las parejas. Parece ser que ahora, la norma social tiende a tener que presumir tus logros como pareja en redes sociales para ser percibida como una pareja exitosa o que lo “está logrando”.

Hoy en día, si tu novia o novio no anuncia en Facebook que está en una relación contigo, es motivo de duda e inseguridad. Parece ser que esta red social ayuda a legitimar o formalizar una relación.

Las redes como herramienta de control

Otro tema que hace que algunos se alarmen, es el tema de los celos y las redes sociales como perfectas herramientas de control. A pesar de que en cuanto a tema de seguridad, algunas aplicaciones están implementando nuevos servicios como el “live location” de WhatsApp y poder saber la hora exacta en la que una persona estuvo conectada. Estas son funcionalidades que, si son utilizadas de forma correcta, pueden salvar vidas.

No obstante, parece ser que estas nuevas herramientas están siendo pésimamente utilizadas por algunos y algunas. El hecho de que con estas redes sociales sepamos o podamos saber qué está haciendo exactamente nuestra pareja en ese momento, y en dónde, ha resultado completamente negativo.

Cuántos conocemos peleas ocasionadas por las mentadas dos palomitas azules de Whatsapp, o cuántos amigos tenemos que los obligan a mandar el “live location” solo para que la novia o el novio sepan en todo momento dónde está y qué está haciendo.

Esto no quiere decir que las redes sociales son lo peor que ha pasado, pero es una realidad que  se están apoderando de nosotros y poco a poco se convierten en una herramienta que permite y promueve el acoso y la vigilancia a un nivel no muy sano.

A todos nos ha pasado que nuestra cabeza nos juega chueco y comenzamos a tener ideas locas cada vez que vemos que nuestra respectiva pareja (o crush) está online pero no nos contesta, o cuando vemos que su última conexión no coincide con la hora en la que nos dijeron que llegarían a casa o se irían a dormir.

Todos hemos sido testigos de alguna pareja que se manda su «live location» a todas horas porque el nivel de desconfianza es tan grande. Sin embargo, muchos los esconden diciendo que es una forma de demostrar a su pareja que no hay nada que esconder, ¿no es lo más normal del mundo o si?

En definitiva, las redes sociales y la conectividad cuentan con muchos aspectos positivos, que a pesar de no ser mencionados en este escrito, no se pueden olvidar. Muchos dicen que las redes sociales y la conectividad alejan a los que están cerca y acercan a los que está lejos, ¿será verdad?

Es un hecho que las relaciones amorosas se están viendo afectadas de forma evidente. Estamos cambiando la forma en la que expresamos nuestro amor hacia los demás, cada vez estamos más necesitados de un amor inmediato, una comunicación constante y sin forma ni fondo.

Parece ser que ahora es una obligación tener que contestar inmediatamente aunque estés haciendo otra cosa, o estés con otras personas. Ahora, alejarse un poco del celular y no contestar, dentro de las relaciones amorosas la mayoría de las veces se traduce a «algo malo está haciendo».

Y es cierto que no podemos dejar de preguntarnos, ¿hacia dónde irá todo? El fenómeno de las redes sociales es algo nuevo, apenas estamos adaptándonos a ellas y nos acoplamos como podemos. Pero esperemos que con el paso de los años aprendamos a usarlas de forma positiva y no como una herramienta de control o para publicar nuestra vida privada.

Te podría interesar: Crónica de una mujer en el Metro de la Ciudad de México

Noticias relacionadas