El miedo al poder del vestido rojo… 2

by • 24 agosto, 2017 • Columnas, En IdeasComments (0)90

Esta es una de esas historias que sólo se cuenta y pasan una sola vez en cada vida, y por “cada vida” hablemos de esa instancia que tiene un individuo en el mundo, esa alma pasajera que desconoce su lapso de tiempo. Pues esta historia comenzó con un vestido rojo y el poder que éste tiene, el de atraer miradas, de generar luz, de acaparar atenciones; ese poder que le da a una mujer de conquistar lo que quiera, y lo peor, de hacerla poseedora de dicho conocimiento.

Yo la conocí en una época de otoño, donde los fuertes aires cubrían a la ya fastidiosa lluvia que siempre invade la ciudad, y con la seguridad que existe de que cada día sale el sol, puedo decir con certeza que encontrarla era un hecho que ocurriría en algún momento de nuestras historias.

No hicieron falta protocolos de confianza ni comodatos de sinceridad, porque nuestra conversación iba más allá de las palabras, era como si nuestra relación estaba derivada de pláticas que ya habíamos tenido alguna vez, como si ya nos conociéramos desde hace mucho tiempo. Al final, el miedo que me invadía radica en la magia que llevaba en su presencia, de sentirla, verla y escucharla segura de quién es porque no hay nada más enérgico que una mujer completa que, aunque ambos estuviéramos fragmentados (un poco rotos), juntos llenábamos esos pequeños huecos que teníamos en el corazón.

Esa noche que la conocí me di cuenta que vestía un vestido rojo pero en su mirada, y desde ese momento me percaté de todo el poder que llevaba consigo, una chispa que por ratos se opacaba por unos ojos tristes, pero nada que no me llenara de inspiración y felicidad. Igual ella tenía el conocimiento del poder que tenía en el vestido que llevaba en su interior, pero lo que estoy seguro es que nadie la verá con ese hermoso vestido rojo como la veo yo.

Eriko V.
@Eriko_Loco

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *