Dunkerque, y el patriotismo de Christopher Nolan [Reseña/Crítica]

by • 29 julio, 2017 • Cine y TV, Cultura, EspecialesComments (0)160 •

Efectos: 95%

Trama: 90%

Actuación: 90%

Desenlace: 85%

Calificación final: 90

TOTAL:

Qué bonito se ha vuelto esa costumbre de saber que cada dos años nos encontraremos con una nueva película del director más talentoso y sobrevalorado del cine, Christopher Nolan. Desde su pasado trabajo Interestelar, el británico nos habíamos mostrado su afán de contar historias brillantes dentro del género de la ciencia ficción, hasta el día de hoy que nos trae “Dunkerque”.

Este filme es el primer trabajo bélico de Nolan, que se centra a inicios de la Segunda Guerra Mundial en el año de 1940, donde por indicación de Churchill (próximanete en cines), se pedía la liberación de 300 mil soldados aliados que estaban “atrapados” en la costa de Dunkerque, Francia. Para ello, se requirió apoyo de los mismos civiles británicos que tuvieran cualquier tipo de embarcación para que pudieran sacar a los soldados de Dunkerque a como diera lugar.

Nolan una vez más nos muestra el talento que tiene para escribir un buen guión, ya que desde los primeros minutos de la cinta, ésta te relata lo cruda que es la guerra sin si quiera llegar a ser atroz o un tanto violenta. Aquí el arco argumental se centra en tres historias en diferentes lineas de tiempo que se cruzan en alguna parte de la película; El muelle, donde la historia contada aquí dura alrededor de una semana y donde sus protagonistas se encuentran en Dunkerque a la espera de algún tipo de rescate; El mar, donde el tiempo aquí es de un día y la historia se centra en un pequeño grupo de civiles que van al rescate de soldados aliados en la costa francesa; El aire, donde un equipo de pilotos harán lo necesario para detener los ataques de los enemigos dirigidos a Dunkerque y que en este lapso sólo transcurre una hora.

De esta forma, la trama siempre se centra en los sucesos más importantes transcurridos en las tres historias. Otro acierto es el reparto, que sin importar que sea Tom Hardy (una vez más cubierto de la cara), Cillian Murphy, Kenneth Branagh o el mismo Harry Styles (sí, el mismo individuo de One Direction que lloró porque se cortó el cabello -inserte comillas- por amor al cine), no existe protagónico como tal y todos los personajes tienen el mismo peso e importancia para la narrativa y su desenlace. La fotografía está a cargo de Hoyte van Hoytema, el mismo que trabajó con Christopher en Interestelar, pero lo que a mi gusto le da un sentido a todas las imágenes mostradas en pantalla, son los efectos de sonido y la banda sonora que te estremecen hasta llegar a la angustia. Escuchar una bala rebotar en la escotilla de un barco, un torpedo impactarse o un caza acercarse ferozmente por lo cielos, te genera empatía entre los personajes (soldados) que vivieron esta terrible agonía; por otro lado, la banda sonora es sutil pero constante, donde no existen tantos momentos de silencio total, y al contrario, perduran las notas de los instrumentos de cuerdas de los violines, violas o chellos que llegan a convertir a esta película en un filme de suspenso.

En conclusión, siempre que ves una película del tío Nolan es garantía y calidad en cada minuto transcurrido. Ignorando un poco el hecho histórico y si los sucesos contados por el director fueron los correctos, lo admirable es el cómo te muestran otro suceso importante dentro de una de las guerras más habladas en el cine, como el desembarco de Normandía en “Rescatando al soldado Matt Damon, ahora de la guerra”, el ataque a Pearl Harbor en… “Pearl Harbor”, los campos de concentración en “La lista de Schindler” y “La vida es bella”, hasta la muerte de Hitler dentro de una sala de cine como en “Bastardos sin gloria”… un momento.

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *