Una cosa bella llamada Lucy Rose en Latinoamérica

by • 19 mayo, 2017 • Conciertos, Eventos, MúsicaComments (0)410

Esta historia comienza cinco años atrás, cuando de forma un poco accidentada fui al concierto de la banda inglesa Bombay Bicycle Club en el Plaza Condesa; donde lo que más me gustó de ese concierto fue su telonera, una chava tímida de cabello rubio, que con una guitarra acústica y sólo 3 canciones bastaron para admirar el talento que tenía debía conocer. Regresando de ese concierto, me di a la tarea de saber quién era ella hasta que di con su nombre y la canción más emblemática de su, hasta ese entonces, corta carrera, Shiver.

Lucy Rose es una músico inglesa que sobresale por sí sola, ya que sin necesitar una gran producción o grandes instrumentistas, transmite el sentimiento de cada una de sus canciones de forma directa y muy emotiva, con un talento en las manos para tocar guitarra y una voz dulce y armoniosa que, ¡No Mames!, nunca desafina. Y para prueba de ello, este concierto en el Lunario del Auditorio Nacional.

Para Lucy este concierto era muy especial ya que presentaría un pequeño documental titulado “Something’s Changing” que se proyectaría en las pantallas del Lunario y trataría acerca de su viaje por algunos países de Latinoamérica el año pasado, con el único objetivo de entender si su música era conocida y escuchada en este lado del charco. Esta aventura la realizó con la ayuda de sus fans, ya que su estadía en cada una de las ciudades de estos países latinoamericanos dependía enteramente de ellos, por lo que se convirtió en un road trip que la marcaría para siempre, y fue así que poco a poco  y gracias a todos sus seguidores que fueron convirtiéndose en sus amigos fue valorando la importancia de la música en su vida hasta encontrar la motivación suficiente para seguir con esta profesión que tanto le ha apasionado y que estaba perdiendo lentamente.

Finalizado el documental, y siendo un poco más de las 9:30, salió Lucy con sus dos músicos y empezó una de las mejores veladas musicales que he tenido este año. Comenzó interpretando Floral Dresses uno de sus últimos singles que salieron hace un par de semanas para después dar pie a unas pequeñas palabras de bienvenida, disculpándose a medias por tener que hacer ese concierto acústico, sin percusiones ni otros instrumentos que no fueran de cuerdas, pero que el mood y ambiente lo requerían de esa forma.

Y así, canción tras canción con la que generaba una sinergia única con el público que coreaba cada una de los versos, no paraba de mostrar tanta gratitud con todas las personas que admirábamos su música, tanto como para desprender una que otra lágrima por tan increíble respuesta de su público que la ha seguido desde hace muchos años y que la han convertido en su playlist de música diaria; bromeó sobre el hecho de que Sting estuviera tocando a un lado de donde ella, y mencionó lo importante que era para ellos tres el haber “gastado” nuestro dinero en disfrutar su show, recalcando una vez más, como cada que podía, el impacto que tiene la música en nuestra vidas deséandonos, pidiéndonos y exigiéndonos que eso nunca se termine.

Con tan efusiva presentación, y después de más de hora y media de canciones, se despidió de un público agradecido por tan sincera noche, que rogamos no tengamos que esperar otros cinco años para volverla a ver en estas tierras latinas.

Setlist

  1. Floral Dresses
  2. Love Song
  3. My Life
  4. Middle of the Bed
  5. Strangest of Ways
  6. Nebraska
  7. Moirai
  8. Like an Arrow
  9. Nightbus
  10. Is This Called Home
  11. Bikes
  12. Find Myself
  13. Shiver (encore)
  14. Our Eyes
  15. I Can’t Change It All

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *