Festival Ceremonia: crónica de una muerte y resurrección anunciada #CeremoniaEnDomingo

by • 12 abril, 2017 • Conciertos, Eventos, MúsicaComments (0)427

Fotos: Eriko V.

Para nosotros comenzó todo en un camión, ir de la CDMX a Toluca, para muchos otros todo comenzó desde un avión. La emoción se siente desde ahí, esa energía colectiva que logran pocas pasiones en la vida, en esta ocasión: la música.

MIA, Magic Jordan, James Blake, Beach House y claro … Björk, entre otros, eran los artistas que motivaban a miles de personas a trasladarse el sábado por la tarde. Hacía calor, un día soleado que iluminaba de una extraña forma la desolada zona en que se encuentra el Foro Pegaso.  Y ese mismo paisaje nos confirmaba lo que en muchas ocasiones es la música, es un escape de la realidad, es un conjunto de sentimientos corriendo por las venas, es lo bello en medio del caos. Y no puedes evitar llegar a la pregunta ¿qué pensará Björk cuando pase por aquí? ¿esto es realmente México? sí, lo es, es una de las partes que no nos dan orgullo (basura, casas que apenas pueden llamarse casas) pero que no se pueden ocultar (pero bueno eso es otro tema…).

¡Por fin llegamos! al bajar del camión recibimos el primer anuncio: “el festival está retrasado dos horas por… por…por un pequeño incidente”. Caminamos hacia la entrada principal y se veían ya algunas personas organizadas en una fila kilométrica, mientras que otros (como mis amigos y yo) que rondaban la puerta para investigar “qué onda…”. Ya se escuchan los primeros comentarios de gente anunciando que el evento se había cancelado pero la esperanza y negación mantenían a los ansiosos espectadores al pie de la puerta. Twitter y Facebook fueron los medios elegidos para dar la mala noticia: el festival Ceremonia había sido cancelado por cuestiones meteorológicas. Como mencioné anteriormente, el día estaba soleado y el aire apenas se percibía, todo parecía irreal hasta que se difundieron las fotografías de un escenario caído. Vamos de regreso a la CDMX, y mucho otros a la Marquesa o de vuelta a su hotel a llorar para tomar su vuelo de regreso.

10:30 de la noche y se anuncia la resurrección: el festival Ceremonia será mañana, #CeremoniaEnDomingo. La esperanza resurge y la ansiedad de saber quiénes confirmaron nace. MIA y Beach House por ejemplo declinaron, mientras que Björk lo confirmó incluso en sus redes sociales. Para muchos de nosotros la islandesa fue la responsable de esta segunda oportunidad, si ella no hubiera aceptado este cambio de fecha, probablemente #CeremoniaEnDomingo hubiera sido solo un deseo.

Domingo, repetimos el camino hacia Toluca y se escuchan comentarios de gente que vive sólo por la ilusión de sentir la música, porque vienen más muertos por dentro que un zombie; como buenos mexicanos tras la cancelación muchos se fueron a tomar y más, para desquitar el corazón roto que causó un escenario caído.  Pero hoy es domingo y venimos con el alma hambrienta de música.

Llegamos alrededor de las 3:00 PM, pero esta vez, la puerta estaba abierta. Se escucha a James Blake, quien originalmente sería un headliner y estaría en un horario “premium” ahora abre prácticamente un escenario.  Aún se ven miradas incrédulas, ¿ #CeremoniaEnDomingo es una realidad? sí, lo es. Para mí la sorpresa fue que James Blake tocara el cover que hace de “Limit to your love” de Feist (por cierto no se pierdan nuestra próxima reseña de su visita a México). Se siente la tranquilidad de domingo con las melodías de Blake, y que a pesar de la tranquilidad de sus canciones, la gente se ve emocionada. Seguimos con la exploración y encontramos a Kali Mutsa para enseñarnos que la mezcla de todo nos da como resultado diversión. Kali Mutsa lucía brillante, literalmente, con un atuendo lleno de brillos y la cara pintada de dorado además de ser acompañada por bailarinas orientales que maximizaban sus movimientos con kimonos rojos y abanicos gigantes. La gente, agradece estas nuevas propuestas y celebra el riesgo que toman con acciones tan exóticas.

Sotomayor, ¿qué más podíamos esperar de los hermanos Sotomayor? los hemos seguido muy de cerca desde el año pasado y lo lograron, nos sorprendieron con una versión alterna del último lanzamiento de Natalia Lafourcade: “Tú si sabes quererme”. Sin embargo, “Morenita” y “Cielo” siempre serán las preferidas del público, llevándose consigo la tranquilidad que había dejado James Blake, Sotomayor dio vida a ese mismo escenario.

Regresamos donde Kali Mutsa había dejado sus ritmos exóticos, para escuchar a Buscabulla. Sin duda, uno de los grupos más esperados, ya que la carpa pareció ser pequeña para los puertorriqueños, pues su público sobrepasaba los límites de la misma. “Caer” y “Tártaro” fueron algunos de los temas que hicieron bailar a su audiencia.

Seguimos con la exploración y nos divertimos con la sección medieval y los juegos mecánicos. Honestamente no soy muy arriesgada y menos probaría el famoso Kilahuea en Toluca donde un día anterior se había caído un escenario; mejor seguimos explorando en la sección “pimp” donde Ceremonia te daba el look rocker con corte de cabello y hasta tatuajes (reales!). Al final, todas estas secciones dieron el toque especial al festival, ya que al caer la noche las luces de cada sección crearon un ambiente mágico.

Es momento de Magid Jordan. La gente mostró un afecto sorprendente a Magid coreando canciones como “Her”  y “Something about you”e incluso hizo una pequeña adaptación a una de sus canciones para mencionar “y estamos aquí aunque medio escenario se cayó ayer”. Magid le tocó recibir la noche, y preparar a la masa de gente que para entonces ya se había reunido en espera de Björk.

La gente está ansiosa y estamos en un lugar privilegiado, todos lo sabemos, supongo que lo saben hasta aquellos que están a más de cien metros del escenario. Sale “su” orquesta, todos mexicanos menos Arca, venezolano que visitó nuestro país sólo para tocar con Björk en este concierto que sería distinto a lo presentado en el Audiorio Nacional días atrás. El performance de la islandesa fue majestuoso y la reacción que causa en el público, algo que nunca había visto; las miradas de asombro, entonaciones susurradas por la gente, porque sus fans está ahí para escucharla, para llenarse los ojos de imágenes, llenarse los sentidos. Björk cumplió y superó las expectativas, no lo digo yo, lo dijeron todos a mi alrededor.

Con una sonrisa de “ojera a ojera” (había sido un fin de semana intenso) regresamos a la ciudad, dejando atrás aún a un Ceremonia muy vivo, que aún vibró con Underworld y Nicolas Jaar. Agradecemos a los organizadores por el esfuerzo tan grande de convertir este festival en un fénix.

Facebook: Cyn Espino

Twitter: @cynthia_espino

Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *